El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en su Sentencia del pasado 6 de octubre, afirma que los datos personales de los ciudadanos europeos almacenados por empresas americanas no tienen un nivel de protección similar al que otorga la Unión Europea por la adhesión al acuerdo “Safe Harbor” (puerto seguro).

Aunque esto es algo que afecta directamente a empresas cuyo negocio son, de hecho, los datos, como Facebook, Google, Apple o Amazon, entre otras, las grandes perjudicadas por esta medida serán cientos de pequeñas y medianas empresas españolas y europeas, que verán cómo su actividad digital se verá afectada en lo que se refiere al uso de servicios de almacenamiento, hosting o las propias redes sociales.

Mientras que se consigue negociar una solución aceptable tanto para la Unión Europea como para EEUU, y no se haya acordado nada definitivamente, hay unas pautas de comportamiento que sirven de instrumentos alternativos a la cobertura que aportaba “Safe Harbor”, que ofrecen un marco legal de referencia:

Solicitar la autorización a la AEPD para la transferencia internacional de datos, y bien incorporar las Cláusulas Contractuales Tipo adoptadas por la Comisión Europea (2010/87/UE) y respetar las Binding Corporate Rules (Reglas corporativas vinculantes), o bien lograr el consentimiento inequívoco de todos los usuarios cuyos datos se vean afectados por la medida (excepción contemplada en el artículo 34 de la LOPD y 66.2 del RLOPD).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *